Usted está aquí

Antiguo Acto de Graduación

Venido el nuevo día la ciudad debía enterarse en forma solemne, de que contaba con un nuevo graduado. “…ordenamos, que el día siguiente después del examen secreto, si el examinado no estuviere impedido por enfermedad u otra causa legítima, habiendo sido aprobado, irán a su casa el Rector, el Decano, y los cuatro doctores a la hora de las diez con sus insignias Doctorales, el Secretario, Maestro de Ceremonias y Vedeles, a caballo , todos con solemnidad de trompetas, y llevarán al laureado por las calles de esta ciudad he irán a la casa del Maestre-Escuela para traerlo a la iglesia Catedral… en donde, pedirá el grado de Licenciado con una breve arenga (discurso) y oración. Haciendo el juramento y profesión de Fe que por estas Constituciones se ordena…”