Historia de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales- USAC

Antecedentes de la Creación Facultativa

El 31 de enero de 1676, el monarca Español Carlos II promulga la Real Cédula de Fundación de la Universidad, donde se instituye con toda brevedad las siete cátedras que debían formarla, entre ellas estuvieron: Teología Escolástica, Teología Moral, Cánones, Leyes, Medicina y dos de lenguas.

En 1681 se marca el inicio de la vida universitaria en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, con el entusiasmo estudiantil, dictando la Cátedra Prima de Leyes el Licenciado Antonio Dávila Quiñónez desde el 10 de febrero de aquella fecha. La jornada nocturna data del año 1681, que fue cuando se comenzaron a dar cursos de Cánones y Leyes. Con el fin de coadyuvar a reducir los inconvenientes de espacio, se implementa una segunda jornada, la de la mañana, la cual funcionó una temporada en el año 1971, sin embargo por las situaciones políticas que vivió la Universidad de San Carlos de Guatemala, y por el numero bajo de personas interesadas en el horario fue cerrada. A partir del 24 de Julio de 1985, se implementa la jornada Vespertina y se reapertura la jornada Matutina en el período 1988-1992, completándose las tres jornadas actuales.

Ver descarga de documento

Primeros Estudiantes

Los primeros estudiantes de Derecho al iniciarse la cátedra fueron:
Ignacio de Mármol, José Guillen, Antonio de Arría y Jacinto Jaime Moreno.

Examen de Graduación.

En el año de 1687 fue de plenitud académica y de absoluta realización universitaria, pues se dan las primeras graduaciones de Juristas, después de pasar las pruebas correspondientes que era lo más difícil de toda la carrera y obtener el grado mayor de la Licenciatura.

“…Que a las 12 de la noche varias descargas nutridas de cohetes anunciaban a los cielos y a los dormidos habitantes que el claustro contaba con un nuevo doctor… algunas veces mientras el estudiante estaba empeñado en la ardua discusión con los doctores, decano y demás jerarquías adversantes, se oían en la calle canciones lánguidas, entonadas por estudiantes compañeros que con tal serenata lúgubre hacían más trágica la noche fúnebre de la Licenciatura.”

Antiguo Acto de Graduación

Venido el nuevo día la ciudad debía enterarse en forma solemne, de que contaba con un nuevo graduado.
“…ordenamos, que el día siguiente después del examen secreto, si el examinado no estuviere impedido por enfermedad u otra causa legítima, habiendo sido aprobado, irán a su casa el Rector, el Decano, y los cuatro doctores a la hora de las diez con sus insignias Doctorales, el Secretario, Maestro de Ceremonias y Vedeles, a caballo , todos con solemnidad de trompetas, y llevarán al laureado por las calles de esta ciudad he irán a la casa del Maestre-Escuela para traerlo a la iglesia Catedral… en donde, pedirá el grado de Licenciado con una breve arenga (discurso) y oración. Haciendo el juramento y profesión de Fe que por estas Constituciones se ordena…”